CAT y la solidaridad que no se acaba