De vuelta a clases en Jojutla

Hace poco más de un año, un sismo de magnitud 7.1 sacudió la región centro y sur del país, causando graves afectaciones y cambiando la vida de miles de personas. Jojutla, Morelos, fue una de las zonas más afectadas; ahí, cientos de edificios se derrumbaron o sufrieron daños estructurales. El polvo, las varillas y las piedras pasaron a formar parte del paisaje. Aunado a esto, varios de los planteles escolares de la ciudad quedaron afectados, dejando a cientos de alumnos sin un lugar seguro en el cual continuar con sus estudios. ¿Qué se podía hacer para que los estudiantes retornaran a su rutina lo más pronto posible? Junto con Happy Hearts México A.C. y un grupo de increíbles aliados, pusimos manos a la obra. 

 

Nuestro objetivo era reconstruir dos de los planteles afectados, las escuelas Narciso Mendoza y Vicente Guerrero, para evitar que una generación entera de estudiantes viera interrumpida de forma indefinida su formación escolar. Por ello, pasamos meses en trabajos de reconstrucción al lado de nuestros aliados y los voluntarios de Happy Hearts. El clima en Jojutla es húmedo y caluroso y las jornadas fueron largas, sin embargo, el deseo de brindar escuelas seguras para todos los alumnos nos mantuvo a flote. El esfuerzo rindió frutos y, con una gran alegría, el mes pasado pudimos inaugurar ambos planteles.

 

El corte del listón en cada una de las escuelas fue muy emotivo, pues además de contar con la presencia de alumnos, docentes y padres de familia, también nos acompañaron los aliados que hicieron posible la reconstrucción y una invitada de lujo: Petra Nemcova, la fundadora de Happy Hearts. Nuestros corazones se desbordaron con todo el cariño y gratitud que recibimos de parte de la comunidad y nos recordaron, una vez más, porque hacemos lo que hacemos.

 

Gracias a todos los voluntarios y aliados que hicieron posible que las escuelas Narciso Mendoza y Vicente Guerrero volvieran a abrir sus puertas. Gracias también a los habitantes de Jojutla, quienes a pesar de la desgracia, nos recibieron con los brazos abiertos. Los llevamos en el corazón a todos y cada uno de ustedes.