En la lona

Por años hemos coexistido con el sofisma que asegura el progreso social en función de la estadística del grado de escolaridad promedio.