Mamá, maestra y líder

La maestra Bertha Gutiérrez es directora del Centro Infantil Comunitario La Ballena Azul y comparte un poco de su vocación con nosotros:

Uno de los más preciados recuerdos de mi infancia es de un día que después de clase, mi maestra de primaria me miró llena de amor y me compartió de su torta; ahí supe que ¡quería ser maestra! Quería regresarle a la vida el amor con el que me trató, la paciencia para enseñarme cada letra y la diversión para conocer los números. Ser madre fue la primera oportunidad que la vida me dio para poner en práctica mis deseos y así, sin conocimientos formales, comencé la gran aventura de enseñarle a alguien más y transmitirle lo que yo sabía para formar a otro ser humano. Esta labor me ha dejado una satisfacción infinita, pues me doy cuenta que mis hijos son personas preocupadas y ocupadas por la comunidad, por su entorno natural y social, pero sobre todo, personas que aman.

          

Mi sueño de ser maestra siempre estuvo acompañándome y decidí que se transformaría en una realidad; así que, con tres hijos, una sociedad machista, el rol de madre, ama de casa, esposa, hija, entre otras más, decidí anexarle el de estudiante, mismo que después de saltar muchos obstáculos se transformó en el título de “maestra” y me ha dado muchas satisfacciones de ver a mis alumnos crecer, aprender, cumplir sus sueños y sortear las dificultades físicas, emocionales y sociales que el universo a veces nos pone en nuestro andar. Pero mi labor no solo se queda con los niños y niñas de nuestro centro, sino con sus familias, al acogerlas, guiarlas, entenderlas, a veces solo escucharlas, pero sobretodo, impulsarlas a seguir sus sueños, a cumplir sus metas y regresar a la comunidad un poco de los que nos ofrece. Ese es mi mayor reto y espero realmente estar sembrando en cada niño y en cada familia una pequeña semilla de amor y empatía. 

Agradezco y disfruto esta hermosa misión que el destino me otorgó. La misión de dar y enseñar a compartir AMOR.