Tenemos un nuevo guerrero

De acuerdo con las cifras más recientes del INEGI en México nacieron 2,293,708 bebés durante 2016, lo que significa que para 2034 cada uno de ellos estaría en la edad idónea para ingresar a la Universidad. Sin embargo, ninguno de ellos podrá lograr de forma plena ésta o cualquier otra meta de desarrollo si no se asegura su crecimiento en un ambiente saludable durante su primera infancia.
 
Los primeros 6 años de vida son cruciales para el desarrollo pleno de las personas, y es por ello por lo que dentro de las metas del Objetivo 3 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible –Garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades– se establece la importancia de la salud reproductiva, materna, neonatal e infantil como un foco prioritario, en lo cual hoy empresas y organizaciones invierten como lo es el caso de Club Santos.
 
Durante el presente Torneo Clausura 2018 Club Santos ha designado como padrinos del equipo a Chuy de 5 años y a su mamá Alma, quienes representan los esfuerzos sociales del Club en la Primera Infancia. En días recientes Chuy se convirtió en el hermano mayor, con el nacimiento de Santi, adquiriendo así, junto a su mamá y papá, la nueva responsabilidad de fortalecer lazos afectivos en esta familia guerrera.
 
UNICEF refiere en su Guía sobre Pautas de Crianza que ante el nacimiento de un bebé el apego es la prioridad número 1, toda vez que “el crecimiento sano del recién nacido se apoya en el establecimiento del vínculo de apego seguro, confiable y estable con adultos más cercanos que lo cuidan”. El apego es un lazo afectivo fuerte, perdurable y recíproco que genera una unión entre el bebé y las personas significativas en su vida.
 
Hoy Jesús y Alma tienen la responsabilidad de brindar afecto a Santi dentro de un ambiente saludable como el que ha tenido hasta hoy Chuyito, y así en unos años seguramente veamos a ambos jugando como Guerreros o cumpliendo cualquier sueño que se propongan. Y al igual que Santi, todos los niños deben tener las mejores condiciones para su crecimiento, ya que invertir hoy en el desarrollo adecuado de la primera infancia nos asegurará a todos un mejor futuro.