Tres preguntas que cambiaron mi vida

 
Hay tres preguntas esenciales en la vida: ¿Qué?, ¿Por qué? y ¿Cómo? Al contestar estas tres simples preguntas, cualquier persona puede resolver sus problemas, encontrar un propósito e inclusive crear metas a futuro. 
 
Pedirle a una niña de apenas 18 años que escoja a qué va a dedicarse el resto de su vida puede resultar abrumador, y en mi caso, cuando me tocó elegir, yo no tenía una respuesta concreta. Después de seis años de primaria, tres de secundaria y tres de prepa, no tenía ni la más remota idea de qué quería estudiar, así que decidí tomarme un año sabático antes de comprometerme a una carrera. 
 
Aquí entraron tres nuevas preguntas en mi vida ¿Qué vas a hacer?: Tomar un año sabático y encontrar formas de hacer servicio social. ¿Por qué?: Porque no estoy segura de lo que quiero estudiar y quiero ser proactiva en mi país. ¿Cómo?: Voy a preguntar e investigar cómo puedo ayudar en México. 
 

Y fue así como logré encontrar un lugar en el cuál me siento feliz y realizada. Tengo cinco meses de colaborar constantemente con Fondo Unido—United Way México y he crecido inmensamente. Fondo Unido México es, como lo han dicho en la oficina, una segunda familia. Después de unos días, me fue difícil ignorar lo bien que me sentía estando en una oficina en la que podía crecer y ayudar a muchas personas. En lo personal, creo que una gran parte de esta felicidad que veo en las oficinas no es más que una consecuencia del trabajo que se realiza en el día a día. 
 
Antes de formar parte de esta familia, sólo había participado como voluntaria en la ejecución de las actividades, pero ver la complejidad y el trabajo de todo lo que incluye la creación, el financiamiento y la ejecución de los voluntariados, me dio la posibilidad de apreciar y admirar mucho más el trabajo que hacen. Hoy puedo decir que poner un poco de mi tiempo como voluntaria, parece un sacrificio mínimo. Si una persona tiene el tiempo, la capacidad y la disposición, creo que es su deber ayudar de la forma en la que pueda. 
 
A través de esta experiencia, las preguntas que me hacía antes, ahora tienen respuestas diferentes. ¿Qué estoy haciendo?: Aprovechar mi tiempo para crecer como persona en un entorno en el que me puedo desarrollar social y laboralmente. ¿Por qué?: Porque México necesita de personas que se interesen en su sociedad y quieran cambiar la realidad que vivimos. Si tengo la oportunidad de hacer algo por mi país, no necesito otra justificación. ¿Cómo?: Creo que una de las mejores formas de lograr esto es dando mi tiempo a una organización tan proactiva como Fondo Unido México, que busca ayudar a miles de mexicanos que lo necesitan. 
 

He ganado mucha experiencia y he podido aprovechar al máximo estos meses. Uno de mis propósitos este 2017 es seguir contribuyendo a Fondo Unido en la medida que me sea posible y lograr motivar a otros a aportar algo al mundo sin importar que tan pequeño sea.