Rally de los sabores con Tate & Lyle

De acuerdo con UNICEF, la desnutrición y la obesidad infantil continúan siendo un problema en México, razón por la cual es básico promover una alimentación sana y balanceada en todas las edades, pero especialmente durante la niñez. Si durante la primera infancia sentamos las bases adecuadas, será más probable que el resto de la vida siga ese mismo curso. Sin embargo, a veces no es tan sencillo que las niñas y niños coman ciertos alimentos, como el betabel o la espinaca. ¿QUé hacer, pues?

 

El mes pasado los colaboradores de Tate & Lyle organizaron un rally para promover la alimentación saludable y la actividad física de manera lúdica. La cita fue en el Internado Gertrudis Bocanegra, institución ubicada en la Ciudad de México que durante la semana ofrece alojamiento y alimentos a sus estudiantes. Los voluntarios montaron distintas estaciones para acercar a los alumnos a distintos sabores, conceptos básicos de la química de los alimentos, así como la importancia de mantenerse en movimiento.

 

En una de las actividades los niños descrubrían, con los ojos vendados, el sabor amargo del apio, la sensación terrosa del betabel y la acidez de las fresas. La idea era que adivinaran de qué alimento se trataba solo a través del gusto. Nos dio mucho gusto ver que el paladar de las y los niños del internado está muy bien desarrollado y fueron capaces de identificar la mayoría de los sabores. La actividad también contó con un divertido juego de serpientes y escaleras de los alimentos, un twister del sabor y un par de juegos de destreza. La actividad concluyó con un refrigerio saludable que alumnos y voluntarios compartieron.

 

¡Gracias Tate & Lyle por promover una alimentación saludable desde la niñez y por demostrarnos que comer sano y balanceado es más rico de lo que parece!